El alcalde Alberto González define la oposición del PP de ser «de muy bajo perfil»

El secretario general del PSOE Villarrobledo, Alberto González, ha comunicado que lleva siete semanas consecutivas realizando reuniones con asociaciones de la localidad donde están analizando y meditando diferentes compromisos de cara a las futuras elecciones.

Comenta que seguirán trabajando «porque los que no lo hacen se quedan en la oposición», añadiendo que en Villarrobledo hay una oposición en el pleno del Ayuntamiento «de muy bajo perfil, sobre todo el Partido Popular».

Opina que cuando utilizan el insulto es porque no tiene argumentos, tachando al senador popular Valentín Bueno de «lamentable y penoso», alegando que les está copiando las propuestas que están haciendo desde el PSOE. Deja claro González que no les darán la oportunidad de arreglar todo lo que están prometiendo «porque estamos trabajando para que Valentín Bueno no vuelva a ser alcalde, ya que cuando lo fue no hizo nada para la ciudad».

Ha comentado que a él como alcalde de Villarrobledo le gustaría tener una buena representación en el Senado, a pesar de que sea de otro color político. «Me gustaría presumir de Bueno en el Senado pero no lo puedo hacer porque sólo tiene ocurrencias y es conocido por «las pipas del Carnaval», la mayor noticia que ha dado».

Critica las últimas declaraciones del popular Valentín Bueno, en las que afirmaba que el alcalde sólo acierta cuando copia al PP. González ha contestado que él no escucha al Partido Popular y menos al de Villarrbledo «que es el de  más extrema derecha porque han sido capaces de ponerse en el mismo escenario que aquellos que echan de menos la dictadura de Francisco Franco». Ha acusado a Valentín Bueno de querer quitar los derechos conseguidos en este país para la mitad de la población como son las mujeres y los trabajadores, «echan de menos otras épocas y debemos estar unidos para que esta derecha rancia no vuelva a Villarrobledo».

También ha aprovechado para criticar al concejal popular Bernardo Ortega, «es muy gris y tiene muy poca formación para lo joven que es». Opina que no se puede sentir más español por ponerse a las espaldas «una bandera de España de los chinos», algo que ha definido de «ocurrencias e impulsos».

Redacción: Laura de Quintana