El viernes se inauguraba la exposición 'Figuración x 4'

El viernes se inauguraba la exposición ‘Figuración x 4’

Fruto de la colaboración de los Ayuntamiento de Almansa y Villarrobledo, en el marco del Consorcio Cultural Albacete se muestra la exposición colectiva de los pintores almanseños Carlos Arques, Carlos Rodríguez, Herminio Villaescusa y Manuel Colmenero, en el Claustro del Ayuntamiento de Villarrobledo, bajo el título ‘Figuración x 4’.

La exposición se inauguraba el pasado viernes 2 de marzo con la presencia de los autores y la concejala del Ayuntamiento de Villarrobledo, Caridad Martínez Parra, y permanecerá abierta para los visitantes hasta el 18 de marzo.
En cuanto a la información de los autores, destacar que Carlos Arques nació en Almansa el 18 de octubre de 1959. Licenciado en Bellas Artes, especialidad de Pintura, por la Facultad de San Carlos de Valencia en 1985. Desde comienzos de los años 90 ejerce la docencia en diferentes centros educativos de Albacete y Valencia, además de su faceta como pintor.

El pintor almanseño Carlos Arques expone una muestra recopilación de los trabajos desarrollados por el artista durante varios años, y como él mismo reconoce, no existe una temática en concreto, aunque todas las obras están unidas por la técnica del óleo y la forma de trabajar.

El pintor Carlos Rodríguez López (Almansa, 1961), de formación absolutamente autodidacta, y de familia con una larga tradición artística, lleva dedicado a su gran pasión, el dibujo y posteriormente la pintura, prácticamente toda su vida desde que a los nueve años comenzase a asistir a las clases de dibujo impartidas por el maestro Pascual Gómez, «que me enseñó lo que significaba la precisión en el dibujo», señala Rodríguez.
Desde 1979, Rodríguez se dedica en cuerpo y alma a vivir de y para la pintura. En 1986, se comprometió en trabajos importantes de decoración de murales a la vez que se especializó como retratista; es a partir del año 1992, cuando comienza a pintar unos excepcionales bodegones, tarea que ha venido realizando hasta este mismo momento.

En un lugar a medio camino entre la figuración y un tipo de pintura totalmente anicónico se encuentra la obra de Herminio Villaescusa. Es en el año 2002 cuando se inaugura el que podríamos llamar su obra de madurez, la cual recoge el fruto de las experiencias acumuladas en años anteriores. Denominada por el propio pintor en algunas ocasiones como Hogares se trata de una serie de trabajos de gran carga poética y lírica a pesar de sus innegables valores plásticos, visuales y pictóricos. Durante los últimos años, y dentro todavía del grupo de obras comentado, se puede apreciar una patente evolución que partiendo de unos inicios algo más titubeantes y con mayor carga referencial, avanza hasta unas obras más recientes mucho más personales, libres, atrevidas y valientes.

Manuel Colmenero responde casi a la perfección al tipo de pintor definido, aquel que a partir de un tema en apariencia banal como el paisaje, es capaz de crear una poética pictórica personal mediante una continua investigación plástica. Desde su adolescencia se interesó por la pintura, entrando en la Escuela Municipal donde recibió sus primeras nociones básicas, y así, en un momento inicial de su trayectoria fue el óleo la técnica por la cual se decantó para dar sus primeros pasos creativos, hasta que aproximadamente en 1999 se produce un cambio de procedimiento del que dependerá su evolución última.
Es en este momento cuando sustituye al óleo por el acrílico (figura 9) y el collage, alternando dichas técnicas a lo largo de un par de años hasta llegar al 2001, mientras que en el periodo que va desde este último año hasta el 2003 parece volcarse de manera exclusiva en sus trabajos alrededor de las posibilidades creativas del mundo del collage.