Jóvenes interesados en ser agricultores y ganaderos en Castilla-La Mancha participan en cursos de incorporación al campo del Gobierno regional

Jóvenes interesados en ser agricultores y ganaderos en Castilla-La Mancha participan en cursos de incorporación al campo del Gobierno regional

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha clausurado hoy uno de los cursos de Incorporación de jóvenes a la agricultura y la ganadería en Castilla-La Mancha, impartido por la propia Administración regional en Toledo.

Durante la entrega de diplomas, Martínez Arroyo les ha trasladado el compromiso del presidente Emiliano García-Page para que todos aquellos que quieran ser agricultores o ganaderos puedan serlo con ayudas a través del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha, donde son “prioritarios”, ha afirmado.

El consejero ha coincidido con los jóvenes en la Escuela de Administración Regional, lugar donde ayer se celebró el I Foro para el Estudio de la Reforma de la PAC a partir de 2020, por lo que ha aprovechado para motivar a los hombres y mujeres jóvenes que quieran protagonizar el “relevo generacional” en el campo, y que hoy concluían su formación. A todos ellos les ha explicado que habrá una convocatoria abierta “permanente” y una vez resuelta la primera convocatoria de incorporación de jóvenes, que se está baremando en este momento, con prioridad para las mujeres, se abrirá otra nueva, inmediatamente, dotada con 50 millones de euros.

El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha compartido con los jóvenes su principal dificultad, “el acceso a la tierra”, que no está suficientemente garantizado y ha tratado con ellos las diferentes posibilidades de acceso. En este sentido, el consejero ha manifestado que “si no puede ser en propiedad, que sea a través del arrendamiento”, clave para que ninguno de ellos se quede fuera.

La otra demanda detectada en los jóvenes es el acceso al agua, “para que su actividad sea rentable” y “no se les condene a cultivos de secano”, como única opción. En esta materia, el consejero espera que el Gobierno central tenga en cuenta los intereses de Castilla-La Mancha en su política hidrológica y valore la necesidad de los jóvenes, que ahora se incorporan para  poder usar el agua para el futuro de la agricultura.