La Voz de Villarrobledo: Orgullo es Poco (María Pérez)

La Voz de Villarrobledo: Orgullo es Poco (María Pérez)

Como sabéis, el pasado sábado se celebró en nuestro pueblo el Orgullo de Villarrobledo por segundo año consecutivo. Jamás imaginamos que pudiera congregar a tanta gente, que pudiera significar tanto para la pregonera, su familia y amistades, para el público que acudió y disfrutó y, por supuesto, para Las Quijotas.

Cuando fundamos Las Quijotas a finales de verano de 2016 tuvimos muchos miedos. No había en el pueblo un colectivo o asociación única y exclusivamente feminista, y mucho menos que defendiera los derechos del colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, etc (LGTB+). No sabíamos si lo que proponíamos iba a tener buena, mala o nula acogida porque, a pesar de saber que en Villarrobledo había mujeres feministas, reunirlas en torno a un único colectivo podía ser complicado. A pesar de los miedos e incertidumbres, decidimos que sí, que era el momento de nombrar y de compartir realidades y espacios, así que no solo se decidió que Las Quijotas fuera un colectivo feminista que velara y defendiera los derechos que aún nos quedan por conquistar a las mujeres, sino que también sería un colectivo que velara y defendiera los derechos del colectivo LGTB+.

Conforme fueron pasando los meses y los eventos, nos dimos cuenta de que sí, tomamos una decisión adecuada. Los eventos feministas que proponíamos tenían buena acogida y abrían espacios de debate, de pensamiento y reflexión conjunta. Hasta que llegó el mes de mayo de 2017 y pensamos que era nuestra responsabilidad apoyar las reivindicaciones LGTB+ en nuestro pueblo durante el mes de junio tal y como se hacía en todo el país y ya en muchísimos lugares (afortunadamente) de Castilla-La Mancha.

Sin saber cómo saldría, realizamos unas charlas de feminismo y movimiento LGTB+, sobre las dificultades que encuentra el colectivo en el mundo rural, sobre identidades y orientaciones sexuales. En definitiva, abrimos un nuevo camino hasta ese momento que aún tenía muy poco recorrido en nuestro pueblo. Posteriormente, quisimos tomar las calles y visibilizar lo invisible, sacar las banderas del amor y la sexualidad libres, mandar un mensaje de apertura, tolerancia, respeto y comprensión. Nuestro querido Pepe Cicuéndez nos abrió sus sentimientos, nos mostró lo complicado que puede llegar a ser reconocer ante el mundo rural qué somos, pero también nos dio la esperanza de seguir luchando por mostrar la realidad del colectivo LGTB+ en cada rincón de nuestro pueblo.

Y así nos plantamos en 2018, mes de abril, y contactamos con Raquel Martínez, quien nos dio un SÍ prácticamente en el momento para ser nuestra pregonera de este año. El discurso de Raquel fue sincero, crítico, directo, duro a veces, inteligente y, sobre todo, valiente. Nos removió y nos hizo reflexionar; nos hizo darnos cuenta de que el colectivo LGTB+ necesita el apoyo de todas y todos.

A pesar de algunas actitudes homófobas cada vez más residuales en Villarrobledo, he de reconocer que siento Orgullo por Villarrobledo, por el apoyo que tras dos años se brinda a nuestro evento, porque nunca pensamos que veríamos nuestras calles reivindicando ser, amar y sentir como nos dé la gana. Quiero agradecer a todas las personas que nos apoyaron el sábado, cada una a su manera y cada una a su nivel. Quiero agradecer a Pepe y Raquel, porque el valor y el empuje de sus palabras son una fuente de energía para muchas personas. Quiero agradecer a las personas que han contribuido a que Las Quijotas, después de casi dos años, sigamos aquí luchando por lo que creemos. Sabemos que el camino sigue siendo largo, que queda por avanzar, y seguiremos poniendo nombre a lo que nunca debería haber estado escondido. Las Quijotas llegaron para abrir temas, caminos, realidades, y ahí seguiremos,

dando lo mejor de nosotras para que en Villarrobledo deje de haber discriminación, para
convertirnos en mejores personas y mejores vecinas y vecinos. De corazón, de alma, a todas y todos los que nos vimos el sábado y a las personas que no pudieron estar a su pesar, GRACIAS.

María Pérez, cofundadora del Colectivo Feminista y LGTBI+ Las Quijotas