Vinícola Villarrobledo, vinos sencillos y amables

Vinícola Villarrobledo, vinos sencillos y amables

Vinícola de Villarrobledo SCL es una bodega dedicada a la producción, elaboración y embotellado de vino. Se fundó en 1997 y viene de la unión de dos cooperativas -San Anton y Virgen de la Caridad- que tenían una tradición bastante amplia que se extendía a 50 años atrás y las cuales decidieron unir fuerzas. En 2001 empezaron a trabajar en las actuales instalaciones y se creo casi todo de nuevo como la bodega. Vinícola Villarrobledo trabaja con ilusión y ganas de hacer buenos vinos y que los agricultores puedan tener un plus en su actividad, no sólo con la venta de uva y vino sino con otros servicios para facilitar su desarrollo y desempeño diario.
Desde la cooperativa lo tienen claro, buscan hacer vinos sencillos y amables para que la gente los pueda disfrutar y pasar un buen rato con los amigos, y es que el vino es un vehículo social muy importante.
Desde Vinícola tratan de ayudar a sus socios a tener el mejor precio posible por su producto. Quieren ser un motor de desarrollo rural y están implicados en todo el tejido asociativo de Villarrobledo, al fin y al cabo son una cooperativa con 300 socios y quieren que estos estén representados de la mejor forma posible. Aunque no tengan una obra social al uso son un actor importante en los acontecimientos culturales de la ciudad apoyándolos desde el primer momento y tratando de ser un motor de dinamismo social, además en esta pasada edición del Viña Rock Vinícola Villarrobledo ha sido proveedor oficial del vino. Tanto José Parra, presidente como Julián Garcia gerente de la cooperativa quieren que la gente se de cuenta que el futuro está en la cooperativa, ya que esta no es de nadie en particular sino de todos y es una de las mejores formas de ayudar a los agricultores y a todos los ámbitos que giran a su alrededor.
La cooperativa tiene una extensión de vid que alberga alrededor de 2000-23000 hectáreas de las cuales un 60% está dedicada a la elaboración de vino blanco y un 40% al tinto.
Amplio abanico
Una de los puntos fuertes de la cooperativa Vinícola Villarrobledo es que trabajan con una gran variedad de uva, entre las que destacan las que han sido el motor tradicional de los viñedos de La Mancha como es el Airén y el Tempranillo. También tratan con otro tipo de variedades que están tomando relevancia como el Macabeo, la Garnacha, el Moscatel y otros minoritarios que también hacen buen vino como el Syrah, el Sauvignon Blanc y el Verdejo. Diferentes variedades que conforman un amplio y completo abanico de posibilidades por las que se destaca la cooperativa.
En la cooperativa tienen seis referencias en embotellado y actualmente están trabajando en blancos como un Airén 100%, un Verdejo-Airén al 50% y un cinco variedades que lleva Moscatel, Chardonnay, Sauvignon blanc, Verdejo y Airén al 20% cada uno, una opción muy afrutada y del que destacan que gusta mucho.
Por parte de los tintos trabajan en mono varietales como el Tempranillo, el Cabernet Sauvignon y el Syrah.
Del total de uva que recolectan la producción de embotellado es baja porque se centran más en el granel, aún así se producen entorno a 100.000 botellas de vino al año aproximadamente. Aunque hace unos 7 años las cifras estaban en alrededor de 800.000 botellas decidieron centrarse en hacer unos tipos de vino distintos que no entraran por el precio sino por la calidad y así poder llegar a otro  segmento de mercado. Actualmente embotellan a nivel local, comarcal y nacional, con algo de exportación a Perú y Sudamérica, también están llegando a Suiza y China.
Su marca estrella es Don Octavio el cual embotellan bajo el paraguas de la DO La Mancha y aunque esta sea la marca emblema no solo trabajan con ella, también tienen la marca Encinares y Firmamento ambas con variedades de blanco y tinto.
Reconocimiento por sus vinos
Este año el cabernet sauvignon ha conseguido la medalla de oro del Consejo Regulador de la DO La Mancha, es decir, es el mejor de esta Denominación de Origen donde están afincadas muchas bodegas que hacen un trabajo muy importante. Por otra parte su syrah ha conseguido la medalla de bronce y el año pasado ambas variedades consiguieron la medalla de plata en este reconocimiento, y es que los vinos de Vinícola Villarrobledo van teniendo siempre buenas puntuaciones y reconocimientos en los concursos que participan.
En Vinícola Villarrobledo tienen la tienda abierta todas las tardes para poder comprar su productos y también se encuentran en varias tiendas de la localidad, así como de distribuyen por distintos bares y restaurantes de la zona. Su objetivo es que la gestión sea lo más rápido y eficaz y es por eso que siempre están por la labor de mejorar el trato con el cliente porque, tal y como dicen, lo que les interesa es que la gente vuelva porque les gusta el producto y todo lo que gira a su alrededor.
Otros servicios
Vinícola Villarrobledo no solo es sumar uvas y vender vino, hay más cosas que deben estar en funcionamiento para que el agricultor tenga ventajas y beneficios. Es por eso que se dan cursos y charlas sobre diferentes temas como las enfermedades de la viña y seguridad en los campos, todo es válido siempre que sea para dar información y formación al agricultor. También venden algunos productos para el abonado y ahora están empezando a llegar al sector de los frutos secos como el almendro y los pistachos, también en un futuro quieren implantar los cuadernos de campo, una herramienta muy importante a la hora de llevar el control. Y es que en la cooperativa tratan que su socios estén lo más al día posible, así como hacer su gestión más sencilla.
Mirando hacia un futuro
El planteamiento que tienen ahora mismo Vinícola Villarrobledo es trabajar en un proyecto para que de aquí a la vendimia se ponga en marcha la depuradora que ayudará a controlar los vertidos que salen de la cooperativa. Y es que desde la cooperativa tienen el compromiso de que hay que respetar el medio ambiente e intentar contaminar el menos posible porque tal y como indican final lo que dejemos aquí es lo que van a tener nuestros hijos y debemos acordarnos de esto.
Otro proyecto que tienen en mente es terminar de poner en marcha el surtidor que se empezó hace 9 años y que se quedó a medias. Ahora quieren retomarlo porque sienten que tienen un compromiso con el agricultor, ya que hay una fuerte demanda sobre este tema por su parte debido a que el combustible es vital para el día a día ya sea en los tractores o motores de riego.
Por otro lado también están trabajando en la fertilización con una empresa que les ha ofrecido su producto y que desde la cooperativa lo acercarán a los agricultores con unas ciertas ventajas económicas.
Redacción: Laura de Quintana