La junta directiva del CP Villarrobledo presenta su dimisión irrevocable al completo

La junta directiva del CP Villarrobledo presenta su dimisión irrevocable al completo

4 febrero, 2019 Desactivado Por El Espectador

El presidente del CP Villarrobledo, José Antonio Duro, ha presentado esta tarde de lunes su dimisión junto a su junta directiva y ante los medios de comunicación.

Ha empezado su intervención hablado del club al que considera decano de la tercera división, «siendo un equipo con una consideración que se ha ganado a pulso compitiendo y peleando para ascender a segunda B, un hito que hasta ahora se les ha sido esquivo». Añadiendo además que se trata del «mejor embajador de la marca Villarrobledo» donde el presidente «siempre ha intentado, la mayoría de las ocasiones con éxito, defender este club y lo que representa».

Ha dejado claro que la junta directiva presenta su dimisión al completo y de forma irrevocable por diferentes motivos. Ha dejado claro que la entidad está al hilo de muerte a nivele económico, «heridas que tienen solución en el tiempo pero que arrastramos como consecuencia una sanción administrativa de la seguridad social. Se trata de una «losa» de 204.000€ que llevan arrastrando según Duro, de una etapa de otra directiva. Y es que según cuenta, la anterior junta directiva, como consecuencia de una denuncia «supuestamente anónima de un club amigo de la comarca a la seguridad social», esta se personó y detectó que había jugadores no dados de alta en el club, efectuando la pertinente sanción. Esta amonestación comporta para el club el impedimento de cobrar las subvenciones que ascienden a un total de 130.000€. Entre estas subvenciones de encuentra las de dos temporadas de la Federación de Fútbol que significa una inyección de 66.000€.

Se encuentra también la de la diputación de cinco años ascendiendo a 50.000 € o los derechos audiovisuales de las televisiones que según el Real Decreto de la Federación también están considerados subvención. Finalmente también ha especificado que desde el Ayuntamiento tampoco se ha pagado los 6.000€ establecidos el año pasado, ni los de la presente temporada.

Debido a todos estos problemas de cobro de subvenciones, desde el CP Villarrobledo de optó por pedir un aplazamiento de esta amonestación, proceso que fue denegado al considerarse un club moroso co la seguridad social, ya que la anterior directiva ya solicitó dos aplazamientos en temporadas anteriores y no pagó ninguno de los dos. Unos meses más tarde el juez redactó un auto donde consideraba que el CP Villarrobledo era un club sin ánimo de lucro y por lo tanto los jugadores no estaban obligados en estar dados de alta en la seguridad social. A pesar de que el club llevó este fallo a la pertinente administración, estos respondieron que para «levantar el castigo» debían ganar el juicio por el contencioso administrativo de Albacete.

Ha dejado claro que los técnicos y los jugadores están informados de esta situación. Ha especificado que hay seis jugadores a los que se les debe el mes de octubre -ascendiendo a 7.000 €-, más 16.000€ que se debe a la plantilla al completo correspondiente al mes de noviembre, 18.000 € más del mes de diciembre y el salario del reciente mes de enero. Aún así hay tres jugadores como son Perona, Moreno y Piojo que han denunciado sus contratos y que se irán porque la Federación les dará la carta de libertad, «aunque si se van, nos liberaran de 5.000€».

Ha comentado que el año pasado a estas alturas de debían también cuatro meses pero que nadie salió a la calle a contarlo, sino que se quedó en el vestuario y el club fue «todos a una», donde un mes más tarde se pagaron dos nóminas seguidas. «Este año sea pedido paciencia a los jugadores pero no han estado bien guiados por su entrenador, donde el equipo ha desistido de entrenar algunos días a la semana», una decisión que Duro no comparte «porque hay que ser un club serio y más cuando venimos de encajar cuatro derrotas». Respecto al entrenador, Jesús Castellanos, el ahora ya expresidente del club ha criticado sus declaraciones pospartido del pasado domingo, ya que según él ataca y falta el respeto a sus jugadores de malas formas diciendo que si el club estuviera una situación normal hubieran metido más goles al Almagro. «Si yo siguiera en el cargo lo cesaría, y si yo me voy él también dimitir», ha sentenciado.

Ha manifestado que por problemas personales y de salud se trata de un adiós definitivo «mi familia está pasando necesidades para poder mantener este club». Ahora en la entidad se plantean varios escenarios: que salga una junta directiva que siga adelante con el barco y que aporte algo de liquidez «yo ya estoy desangrado», que se tenga que conformar una junta gestora o que haya una espantada general de los jugadores.