La voz de Villarrobledo: “Menos humos… aunque sea demasiado joven”

La voz de Villarrobledo: “Menos humos… aunque sea demasiado joven”

24 agosto, 2018 Desactivado Por El Espectador

“Eres demasiado joven”, “no te han educado bien”, “amanece gracias a ti”, “la moral no está con usted”, “usted no puede hablar, aquí manda el alcalde”, “el reloj lo controla el Alcalde”, “cuando el Alcalde habla, los concejales callan”.

Estoy completamente convencido de que la política es otra cosa. Estamos aquí para dos cosas: gestionar lo mejor posible, y más honestamente a nuestro alcance, lo de todos y defender aquellos ideales y principios que nos trajeron aquí. Bien sabe quien me conoce que me quita el sueño lo primero y que uno de mis sueños es lo segundo.

Plenos como el de este martes eran especialmente duros; el resultado de la votación era previsible: si convocas un Pleno para “anular acuerdos” lo normal es que votes que se anulen. Pero uno nunca está totalmente preparado para la ira y el desprecio de quien te ve como un riesgo para la que aspiran convertir en su forma de vida. 

Un Profesor, que también se sentó en el sillón que ahora ocupa otra persona de su partido, que no de su condición, nos enseñó en clase que las palabras “tienen la forma que tienen y en su potencia y uso está su virtud”; esto lo refería hace mucho tiempo en un artículo que firmé junto a miembros de su partido tras su trágica y pronta muerte.

Y siempre he creído en esas palabras; siempre he creído que uno, especialmente cuando trabaja por y para la gente, debe decir las cosas como le salen del alma, como las siente y sin maquillarlas. Quizá por eso perdí los papeles. La semblanza de quien reía jocosamente mientras les pedía que reconsiderasen su defensa de los acuerdos de nuestro pueblo me perseguirá durante mucho tiempo; jamás comprenderé esa felicidad: ¿Qué le hacía a usted tan feliz Sra. Moyano? ¿Reía usted del “joven” que les decía a la cara que era una vergüenza lo que estaban haciendo o se reía de la situación de vulneración en que nos han dejado? ¿Se reía tal vez de la defensa de tantos y tantos colectivos que defienden los Derechos Humanos? Esa risa, de una teniente de alcalde de mi pueblo durante un Pleno de nuestra localidad, me va a perseguir durante mucho tiempo. Yo tengo a la política por otra cosa; le garantizo que por algo muy diferente.

“La semblanza de quien reía
jocosamente mientras les pedía que
reconsiderasen su defensa de los
acuerdos de nuestro pueblo me
perseguirá durante mucho tiempo”

Por otro lado, pero en la misma línea. la imagen de un Alcalde, máximo representante del Pleno, insultando e impidiendo hablar, produce tristeza y bochorno. No porque me detenga a mí, si no por el uso y abuso de su prerrogativa de moderador. Quienes seguís los plenos sabéis que más de una vez le he recriminado este abuso contra otros grupos, especialmente contra el Grupo Popular.

Si esa es la imagen que al Alcalde -para más inri docente- le gusta dar de sí mismo demuestra el poco respeto que tiene hacia la ciudadanía que representa.

Ya no es que se rían de nosotros, es que lo hacen a la cara, de manera impune y a la vista de toda la ciudadanía. Tenemos la responsabilidad de ser oposición, tenemos la responsabilidad de no callar. Y no cejaremos en nuestra responsabilidad. 

Muchas personas, tras este último Pleno, me habéis mandado muchos ánimos y muestras de cariño y afecto, a todas os lo agradezco y os digo que no temáis, su odio es nuestra sonrisa.

Los Gigantes han ganado a los Ideales, pero no lo olvidéis, el Quijote tiene dos partes.

Mario de la Ossa